Al Momento
de traje completo

RADIOGRAFÍA POLITICA De: Aquiles Cruz Ramales En México, algunos políticos son blancos de la delincuencia; otros son parte de ella…

Gregorio “N” era un hombre, de 48 años de edad, de sombrero y botas, siempre. Fue el  presidente municipal de Guevea de Humboldt, un pequeño pueblo en Oaxaca de no más de 22 mil habitantes.

GUEVEA DE HUMBOLDT es un pueblo perdido en el sur del Estado que gobierna el priista Alejandro Murat Hinojosa. Su territorio no supera los dos kilómetros cuadrados, colinda con otros pueblos sumidos en la montaña, su municipio vecino más cercanos está a unos 80 minutos en auto.

La zona donde se localizan estos municipios aparece en el mapa de la historia gracias a una producción de chile pasilla El caso es que la zona rural del istmo que colinda con Laollaga, otro tanto con Santo Domingo Tehuantepec es  un paraíso para la siembra de marihuana, amapola y por lo tanto, los grupos del crimen organizado.

En los últimos años se ha sembrado la presencia de grupos “autodefensas”; aunque han sido negados por la autoridad, en agosto de 2016, estos cuidadores comunitarios se enfrentaron contra varios secuestradores que habían plagiado a una madre junto a su recién nacido en el “Paraíso”. Las autodefensas rescataron a la víctima y acribillaron a los delincuentes.

Un caldo de cultivo para la violencia, más aún porque en la región, además de la ganadería y a la agricultura, se cocina el narcotráfico y robo del poco ganado que tienen.

Justamente a “Goyo” (nombre ficticio), ex alcalde  asesinado, hay. Quien lo acusó públicamente  de tener nexos con el narco, fue el Partido que hace unos años lo había llevado al gobierno municipal.

Los señalamientos populares y públicos eran que el político pertenecía a una banda de “huachicoleros”.

No hubo enfrentamiento. Reporteros consultados por Expreso Oaxaca advierten que en la zona ni el Ejército tiene presencia. Por ello, la Fiscalía General del Estado anunció que investigará al cuerpo policiaco local por la “omisión” ante el crimen.

Un alcalde secuestrado

Fue una semana violenta para los políticos. A unas 24 horas y 250 kilómetros del crimen del lunes, en San Lucas Ojitlán, Oaxaca, se registró otra agresión.

Al menos medio centenar de simpatizantes del regidor Ciro Silva del Movimiento Ciudadano, secuestraron a su primer edil, Porfirio Ortiz Córdova junto a su esposa. De hecho, el cuñado del presidente municipal fue dejado ensangrentado al momento de que intentó evitar el hecho.

Porfirio Ortiz y su esposa viajaban en una camioneta cuando fueron interceptados. A decir, de los acompañantes, entre los atacantes se identificó a Eduardo Ortega, hijo de la tesorera Cristina Ortega Feliciano y al propio regidor.

Porfirio Ortiz Córdova, de quien aún se desconoce su estado de salud, pero ya fue rescatado con golpes y el tremendo susto él y su cónyuge, habían  tenido que librar semanas de persecución por parte de pobladores, que al igual que los ediles, exige su renuncia.

Los regidores del pueblo lo acusan de malos manejos e enriquecimiento ilícito, particularmente luego de que en julio pasado se descubriera una construcción de una mansión, propiedad del alcalde, la cual se ha erigido con materiales facturados a las arcas municipales.

 

La primera dama despojada

Otro acto violento hacia la clase política sucedió en Iguala Guerrero. El 22 de noviembre, la esposa del priista Herón Delgado Castañeda fue detenida a bordo de su camioneta por un grupo armado.

Myriam Mayela Martínez Díaz, primera dama, fue despojada de su vehículo, dinero y sus celulares junto a sus acompañantes.

El atraco sucedió en la carretera federal Chilpancingo-Iguala, lugar donde fue abandonada con sus dos asistentes.

Herón Delgado Castañeda tomó protesta como alcalde desde octubre de 2016, cuando el entonces presidente municipal, Esteban Albarrán, solicitó licencia para incorporarse al senado de la República, supliendo a René Juárez Cisneros, quien a su vez se convirtió en subsecretario de la Secretaría de Gobernación.

Parecen lejanas la palabras del alcalde en su toma de protesta, donde aseguró “No tengo nade que temerle a nadie en Iguala”.

Apenas en la madrugada de este 30 alrededor de las 19: horas con 20 minutos una camioneta Nissan roja con placas NF-06151, del estado de Oaxaca, transportaba una tonelada de pescado seleccionado tipo huachinango desvicerado, y tras pasar la caseta de cobro de Tehuacán Puebla, fue interceptada por dos camionetas Nissan color verde y blanco  desde donde les dispararon para obligarlos a detenerse.

Acto seguido bajaron cuatro sujetos y amenazando con armas de fuego en todo momento los despojaron de teléfonos, dinero en efectivo y algunas joyas, para de inmediato darse a la fuga con la camioneta y el pescado, el conductor de la camioneta hurtada de nombre Omar Flores Betanzos, sus acompañantes Simón Isaac ESTRELLA Sandoval y María del Carnaval Cruz Ordaz fueron levantados por un vehículo que los regreso a la caseta que está a unos tres kilómetros del lugar del asalto.

Al cierre de esta edición continuaban poniendo en conocimiento del ministerio público la situación y se espera que en las próximas horas regresen a esta ciudad, tal vez con el intercambio de información de las policias de los dos estados se logre descubrir a los responsables del ilícito ya que es sabido que los atracadores luego se resguardan en unos pueblito de los  muchos que hay en derredores esa área. Veremos qué resultados arroja estas investigaciones

 

 

 

 

 

Agradecería dejen un comentario sobre la publicación