Al Momento
rosanino y aquiles

PEDRO ROSALINO EL HOMBRE QUE LE CANTA AL AMOR NOS COMPARTE PASAJES DE SU VIDA E INSPIRACIÓN /// Autor: Aquiles Cruz Ramales / Primera de IV partes

Lo conocí hace años, era el sastre del gobernador, hombre sencillo, afable y cortes, su carisma provoca que uno se haga su amigo de inmediato; entre platicas supe que componía canciones, que les ponía música y tocaba la guitarra, decidí realizar una investigación periodística de PEDRO ROSALINO PEREZ VICENTE, el bohemio oaxaqueño nacido en la Villa de Zimatlán de Álvarez, Oaxaca, a 30 minutos de la capital del estado.

Supe que sus orígenes son campesinos, que  acompañaba a su padre a la labor del campo, a traer alfalfa a sembrar y cultivar y cosechar, era la vida que el destino le deparaba a este hombre que enfrento su destino y logró salir y ganarle a la adversidad, sus estudios primarios fueron en la escuela “Justo Sierra” de esa municipalidad.

Su rutina era diario llevar el almuerzo a los peones o a su progenitor a los terrenos que tenían en San Nicolás Zimatlán, esto lo realizaba junto con su hermana Juana, fue a los siete años que lo inscribieron en ese centro educativo y por esos días, renegó de sus labor diaria y eso motivo que su padre le dieran unos cinchazos con tan mala suerte que le rompió la córnea de un ojo dejándolo marcado de por vida con esa discapacidad visual.

Su madre que era comerciante al regresar de sus ventas pregunto sobre la lesión de su hijo y lo curo como pudo y entonces se frustro su educación pues decidió su progenitora mandarlo con sus abuelos a Oaxaca y estableció su nuevo domicilio en la cuarta privada de la noria. Su vida cambió radicalmente sus primos lo llevaban a nadar a balnearios, acudía a la escuela y estaba rodeado de amor.

Para cuando frisaba los 10 años camino un dia por la calle de Morelos en donde había una sastrería en el edificio donde estuvo SEARS, y su inquietud lo llevo a pedir trabajo de aprendiz, lo que consiguió y de ahí comienza una nueva historia, el oficio fue su desahogo, olvido las penurias, se ganaba el pan diario y; aclara: “nunca hubo rencor para su progenitor”, bastante tenía el señor con el remordimiento.

Quiso la vida que tuviera la oportunidad de viajar a la ciudad de México y trabajar con los mejores sastres cortadores de la época, esto fue –recuerda—en la calle Violetas en la colonia Guerrero; de solo fue un paso –merced a su dedicación—para cambiarse a Bucareli 37, con sastres (saqueros) los que solo hacen sacos, siendo una sastrería de judíos y cortadores colombianos comenzaba la suerte a abrigarlo, la gran ciudad le sonría.

Todos los días podía ver el reloj chino, a un lado tenía el blanquita y se cambió a vivir en la calle pensador mexicano No.37, atrás del teatro “blanquita”, después de trabajar, caminaba por esas calles que lo llevaban a el SALON MEXICO, la cervecería VIENA y /o al cine MARISCALA.

BUSCANDO LA OPORTUNIDAD EN EL ARTE

En esas andanzas conoció a una cantante: ROBERTHA a quien le ofreció algunas composiciones no obteniendo respuesta y así comenzó el peregrinar por ser reconocido por sus letras, sus hijas que son sus canciones, por ocasiones acudía a la pulquería “LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO “donde conoció a grandes glorias del boxeo que lo inculcaron en el deporte y seguía escribiendo sus letras.

Vinieron los tiempos de los movimientos estudiantiles de 1968, y sus vecinos eran activistas dentro de la ideología de Max, Lenin entre otras, a ellos  les compuso la famosa canción de protesta RAMIRO Y GERARDO, que se cantó la primera vez el 30 de septiembre de 1960, pero; en avandaro la hicieron popular y más en las barricadas y canciones de protesta,( la canta en la actualidad Oscar Chavez)

A la fecha son cumbias, boleros, rancheras, de amor y contra ellas, sumando muchísimas canciones que lo encumbraron a ser el PRESIDENTE DE LA UNIÓN DE AUTORES Y COMPOSITORES “GUELAGUETZA A LA FECHA, PEDRO ROSALINO PEREZ VICENTE es ya una estrella dentro de los compositores, esa constelación que es tan difícil de alcanzar, hoy terminamos aquí la primera parte de esta investigación periodística y que contiene hermosas anécdotas en las entrevistas realizadas al maestro Pérez Vicente que en breve tendrá un gran homenaje.

Agradecería dejen un comentario sobre la publicación